PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

Mar Abad

20 Feb 2020
Compartir
Firmas

El aforismo contemporáneo: la frase chispazo

Tiene el efecto de una descarga eléctrica; de un electroshock. El aforismo es un fogonazo que prende, de pronto, en las palabras de un libro, de Twitter o de una conversación. Carmen Camacho observa con detenimiento estas frases veloces y dice: «Están más lejos de un refrán que de un monólogo. Más lejos de un eslogan que de una viñeta de El Roto. Cerca de un grafiti y lejos de otro. Un aforismo cabe en un tuit. Y en un titular. Pero la inmensa mayoría de tuits, titulares o mensajes instantáneos que nos corren por las redes no tienen nada de aforismos».

La poeta cuenta, en su libro Fuegos de palabras, que el aforismo «sucede, se aparece». Como un chispazo, un relámpago; de repente, una liebre. Recuerda que, para Salinas, era un cortocircuito del pensamiento, y que el poeta Fernando Menéndez lo entiende como «una iluminación o gracia repentina, que padece el aforista, de donde emanan todas las posibles significaciones que guardan sentido». Algo así como esta frase que escribió Juan Ramón Jiménez: «Ladra el perro a su sombra y le responde el eco».

Explica la periodista andaluza que los aforismos son frases de racimo, que «en lo poco alcanzan mucho y en diversas direcciones». Los describe como «cohetes de una sola vara que estallan en una profusión de sentidos» y asegura que los mejores «tienden a desnudar al rey, cuestionan, disienten, subvierten y desestabilizan». Ponen la realidad patas arriba o, al menos, la miran de una forma nueva. Así hacía Jardiel Poncela al decir que «la embriaguez es el altavoz del carácter», «la errata es el microbio de las imprentas» y «la Historia es la mentira encuadernada».

No hay punto fijo donde ubicar el aforismo. Vio Camacho que no tiene estante propio en las bibliotecas, ni sección definida en las biografías. Pero la escritora lo sitúa en un mapa donde, al norte, limita con la filosofía; al sur, con la poesía. Al este, con más formas breves; al oeste, con lo visual. Y siempre se mueve entre eternidad y fugacidad.

En Fuegos de palabras, los aforismos se sitúan en la retaguardia. Las casi cuatrocientas páginas que van hacia el final del libro reúnen cientos de aforismos contemporáneos. Aparece Gómez de la Serna diciendo que «son más largas las calles de noche que de día». Habla Gloria Fuertes de la vida y suelta: «Me ha enseñado todo, hasta el culo». Del óbito habla después y cuenta: «La vejez es la niñez de la muerte». Y del mismo asunto dice Arturo Soria y Espinosa: «Los muertos están en los huertos de los recuerdos».

El historietista Andrés Rábago, El Roto, avisa que «las banderas las ondea el diablo» y que «una frontera es el lugar donde termina una locura y empieza otra». Andrés Trapiello no se explica por qué «decimos sinsabores, y son bien amargos» e Isabel Mellado afirma que «las arrugas son contrabandos del tiempo», «los lagos son océanos jubilados» y… ¿doce kilos de alegría? ¡Un jamón colgando en la cocina!

 

Este artículo de Mar Abad es uno de los contenidos del número 6 de la publicación trimestral impresa Archiletras / Revista de Lengua y Letras, de venta en kioscos y librerías.
Si desea suscribirse o adquirir números sueltos de la revista, puede hacerlo aquí https://suscripciones. archiletras.com/

+ DE ESTE AUTOR

El aforismo contemporáneo: la frase chispazo

Mar Abad

Leer >

El aforismo contemporáneo: la frase chispazo

Mar Abad

Leer >

El aforismo contemporáneo: la frase chispazo

Mar Abad

Leer >