PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

deslenguados

Menda lerenda

Óscar Esquivias
18 julio 2019

Los niños dicen «luna lunera cascabelera», «magia potagia» o «bruja piruja» solo por el gusto de rimar, sin entender nada, dejándose llevar por la borrachera del idioma. Cuando dos palabras riman, atraen a los niños igual que las cerezas dulces a los pajarillos.

Compartir

Los mundos de Sofía

Daniel Díaz
17 julio 2019

Siglos debatiendo la doctrina filosófica del «libre albedrío» hasta que un adolescente de Wisconsin programa desde el garaje de sus padres el algoritmo que decide qué noticias leemos, cuáles son los memes del momento o qué desconocidos serán tus nuevos mejores amigos en Facebook.

Compartir

Bajos fondos

Óscar Esquivias
11 julio 2019

Yo me imagino a las palabras excluidas del diccionario como a esos rapazuelos que pintaba Murillo o como los golfillos de las novelas de Dickens: son palabras de la calle, al margen de la ley, libres, un poco sucias, siempre sospechosas. Algunos, incluso, dicen que no existen.

Compartir

La criogénesis del corazón

Las primeras novelas románticas datan del siglo II a. de C. y aún hoy el género continúa gozando de excelente salud. Mucho se habla de la evolución del ser humano, grandes han sido de los avances de la ciencia, pero los bajos instintos siguen siendo bajos y tus labios, vida mía, el motor que mueve el mundo.

Daniel Díaz
Compartir

Llaneza, muchacho

Los verbos «encumbrar» y «enmontar» tienen entre sus acepciones la de «envanecerse» o «engallarse», quizá por la euforia que da coronar una montaña y observar el panorama desde lo alto. Los gallos de las veletas, engallados y encumbrados, proclaman a los cuatro vientos ese orgullo altanero de estar en la cima.

Óscar Esquivias
Compartir

La palabra exacta

A menudo el escritor novel tiende a emplear palabras complejas para alardear de su extenso vocabulario. Craso error. El buen escritor es aquel que dice mucho, de forma aparentemente sencilla y con las menos palabras posibles. Buen ejemplo es Eduardo Galeano: «Tengo una mujer atravesada en la garganta». Imposible decir más con menos.

Daniel Díaz
Compartir

Malos tiempos para la lírica

He visto cosas que no creeríais: nuevos poetas crecidos a la sombra de Instagram (red social de FOTOS). Poemas que empatizan con los jóvenes porque alternan la nada con los tacos («puto» y «jodido» son los más usados). Mensajes de superación que apenas sirven para vender tazas, camisetas y libros con más fotos que texto. Eso sí, venden puto mucho.

Daniel Díaz
Compartir

Aguavivas

Cuando me pica una medusa, me consuelo un poco pensando en su belleza de flor errante. Hace poco he descubierto que en el sur de España y en parte de América se las llama también «aguavivas». Qué precioso nombre, como si fuera el mar mismo el que nos da, travieso, pellizquitos o calambrazos a los bañistas.

Óscar Esquivias
Compartir

Malditas raíces latinas

“Madrugar” viene del latín “maturicare”, variante vulgar de “maturare” (apresurarse, hacer algo pronto) y cuya raíz es, precisamente, “maturus” (maduro). Digo esto porque, ya en la antigua Roma, madrugar se consideraba un acto de madurez. Las trampas del lenguaje nos han llevado a creer que el bostezo es propio de adultos responsables.

Daniel Díaz
Compartir

A beber y apurar

Dante y Petrarca citan el misterioso color «perso», que es, según los estudiosos, una mezcla de rojo y negro. Lo imagino del color del vino o de las manchas que deja en los manteles como aros olímpicos de la borrachera. Al rojo oscuro en Argentina lo llaman «borravino». ¿Será igual que el perso italiano?

Óscar Esquivias
Compartir

Un pocopico

Tecleé un mensaje: "Iré a comer. A las 3 y pico". El corrector automático, sin yo advertirlo, me lo convirtió en "a las 3 y poco". Llegué a las 15.22h. A "y pico", pero no a "y poco". A partir de ahora, iré "en un rato". Rato (DLE): "Espacio de tiempo, especialmente cuando es corto". Luego puede ser largo.

Arsenio Escolar
Compartir