PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

deslenguados

Tributos poéticos

Óscar Esquivias
1 diciembre 2021

Las alcabalas del mar y del viento eran impuestos que, desde la Edad Media, gravaron el comercio en Castilla. Quizá el dolor de pagarlos se aliviaba al pronunciar esos hermosos nombres que evocan los viajes de Simbad y Marco Polo, la galerna y el simún, el deseo y la aventura.

Compartir

El amor como sustancia

Daniel Díaz
24 noviembre 2021

Igual que «doctorando» nombra a quien realiza cursos de doctorado, debería emplearse «enamorando» no sólo como gerundio, sino también en calidad de sustantivo. Flechazos aparte, alcanzar al amor puede ser un proceso aún más largo y complejo que una tesis doctoral, y merece ser nombrado.

Compartir

Punto en boca

Óscar Esquivias
22 noviembre 2021

A aquel niño, le explicaron en el colegio el punto y coma, el punto y seguido, el punto y aparte, el punto final y los puntos suspensivos, pero nunca le mencionaron el «punto pelota», que decía mucho su padre. Era el punto definitivo que terminaba cualquier discusión y tras el que solo cabía el silencio.

Compartir

Socorro

Se estima la producción de Corín Tellado en más de 5000 novelas románticas, dato doblemente meritorio ya que aún no existía el «poliamor», ni los «crush», ni las apps para encontrar pareja. Sospecho que, de haber vivido hoy, habría renunciado al pseudónimo y firmaría sus obras con su verdadero nombre (María del Socorro).

Daniel Díaz
Compartir

De vulgari eloquentia

En su traducción del «Libro de Job», Fray Luis de León llama «varón de labios» al hombre «parlero y hablador». Sin embargo, la persona con labios más elocuentes que recuerdo no necesitó decir palabra para persuadirme. Tenía el bozo mal dibujado y la piel oscura, cálida y salada. Éramos jóvenes. Le bastó con un beso.

Óscar Esquivias
Compartir

Ecos de resistencia

La inercia del lenguaje nos lleva a «tirar de la cadena» sin cadena, a encender un «mechero» sin mecha, o incluso a «arrancar» un coche eléctrico pulsando un botón. Nuestra victoria subversiva frente a la generación 'smartphone' consiste en decirles «cuelga el teléfono» y que obedezcan sin cuestionar su literalidad.

Daniel Díaz
Compartir

Sí, no, sí, no…

La tilde del adverbio «solo» era el último pétalo de una margarita que los académicos no se atrevían a deshojar del todo porque eran incapaces de acordarse si tocaba «sí» o «no». Ni siquiera estaban ya seguros de cuál era la duda que, hace siglos, habían sometido al azaroso juicio de la flor.

Óscar Esquivias
Compartir

Anónimo

Por lo visto el lector necesita un nombre y apellido que sustente cada obra, aunque sea inventado o el género cambie (normalmente de hombre a mujer; raras veces al contrario). Hace siglos que Anónimo no publica nada, aunque si lo hiciera y después ganara un premio de un millón de euros, saldría a relucir su nombre.

Daniel Díaz
Compartir

Bajel de escamas

«Pues sepa Vuestra Merced, ante todas cosas, que a mí llaman Ismael de Tormes». Así comienza una novela anónima del siglo XVI en la que un huérfano, tras pasar por varios amos, se enrola en un pesquero vasco, cuyo vesánico capitán persigue a un gran bacalao por las aguas de Terranova.

Óscar Esquivias
Compartir

Insomnio

«Embozar» significa «cubrir el rostro hasta la nariz o los ojos», pero también «obstruir un conducto». «Embozo», a su vez, es la doblez de la sábana por la parte que toca el rostro. De modo que es posible estar en la cama y embozarte con el embozo a modo de bozal mientras se emboza el túnel que te conduce al sueño.

Daniel Díaz
Compartir

Reivindicación

A todos nos extrañaría que la letra hache se escribiera «ache»; la ce, «ze»; la uve, «ube»; la ka, «ca»; la ge «je»; o la zeta, «ceta», pero nadie defiende los derechos de otras letras, expulsadas de su propio nombre por no se sabe qué delitos. ¡Acabemos con esta discriminación! ¡Viva la équix! ¡Aúpa la uwe doble! ¡Ánimo, qü!

Óscar Esquivias
Compartir