PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

deslenguados

La vida útil de las palabras

Daniel Díaz
8 enero 2019

Hace un tiempo, palabras como “indignado” o “corrupción” venían acompañadas de un rictus serio y fuego en los ojos de quien las pronunciaba. Hoy, aunque sigan en boca de muchos, se dicen ya con resignación, como si hubieran perdido su efecto visceral de tanto usarlas (algo que nunca sucede, sin embargo, con la palabra “amor”).

Compartir

Próspero año nuevo

Arsenio Escolar
1 enero 2019

"Próspero año nuevo". Ésta era hace no tanto tiempo la felicitación más común del paso del año en España. Próspero tiene, según el DLE, un sentido material -"Dicho de una persona o de una cosa: Que tiene éxito económico"-, pero también uno emocional, casi espiritual: "Dicho de una cosa: Favorable, propicia, venturosa". Muy pocos estos días se habrán deseado un "Próspero 2019". Nos hemos quedado casi todos con "Feliz año nuevo", tan manido que a mí me suena y me sabe a poco.

Compartir

Problemas de protocolo

Óscar Esquivias
18 diciembre 2018

Al subir al Paraíso, aquella alma quedó maravillada por la campechanía de Dios Padre (cuyo rostro tenía rasgos borbónicos), pero fue incapaz de dirigirle la palabra, pues no sabía si podía tutearle (como en el padrenuestro) o si debía tratarle de vos (como en el acto de contrición). Se quedó muda, paralizada.

Compartir

La importancia del posgrado

Escucho en mi taxi a consultores, auditores o banqueros emplear frases como “Organiza un briefing”, “call a las tres”, “¿cuál es tu feeling?” o “buen feedback”, pero cuando llaman a casa no preguntan “¿Qué hay de dinner?” o “¿Cómo están los children?”. Supongo que en familia no necesitan justificar sus posgrados.

Daniel Díaz
Compartir

Poetas a la intemperie

Hay versos de nuevos poetas escritos en los pasos de cebra de media ciudad. Procuro pisarlos con mi taxi (ayer pisé un verso del poeta David Eloy: “El problema ahora es que la jaula está en el interior del pájaro”). La idea es comprobar cuántos sobrevivirán al desgaste de la intemperie, como aún resisten Lorca, Quevedo o Bécquer.

Daniel Díaz
Compartir

Final en apothéose

Las plantas con vilanos son las favoritas de los niños, quienes las desarman de un soplido para ver volar sus semillas, que flotan con elegancia en el aire. «Vilano» procede de «milano», y yo creo que hasta estas rapaces envidian la danza aérea de los vilanos y sus tutús blancos, pulquérrimos.

Óscar Esquivias
Compartir

El sudista desnortado

Al ritmo que vamos de peticiones a la RAE para que purgue el Diccionario, en breve alguien exigirá en nombre del Sur y de Occidente que se elimine "sudista" y que se retiren aquellas acepciones que les den a "Norte", a "Oriente" y a sus derivados el más leve atributo positivo.

Arsenio Escolar
Compartir

Un minuto de silencio

Se habla mucho de las palabras que entran en cada edición del 'Diccionario de la Lengua', pero poco de las que salen expulsadas, las pobres. Propongo que cada vez que se citen, se incluyan sus fechas de nacimiento académico y de muerte, a modo de lápida: apóstola (1726-1770), inceptor (1780-2017), y así.

Óscar Esquivias
Compartir

Acaparadora soberbia

¡Si será soberbia la soberbia que acapara el nombre y el adjetivo, lo sustantivo y lo calificativo y determinativo! Mira la humildad, tan humilde. Y la sencillez, tan sencilla. Y la modestia, tan modesta. (Salvo algún Modesto, nombre propio, que resulta no modesto, sino inmodesto y hasta soberbio). El genio del idioma suele poner a cada cual en su sitio. Pero algunas palabras se rebelan.

Arsenio Escolar
Compartir

Sexo líquido

Hay ríos que cambian de nombre, pero es más raro que cambien de sexo. El Esgueva nace en Burgos y, como todos los ríos de nuestro idioma, es masculino. Luego llega a Valladolid y, yo no sé qué sucede, pero se convierte en la Esgueva (y, aprovechando que pasa por allí, desemboca en el Pisuerga).

Óscar Esquivias
Compartir

Cociente, que no coeficiente

La prensa atribuye a Goleman esto: “Saber concentrarse es más decisivo para un niño que su coeficiente intelectual”. Para un periodista saber que es cociente, y no un coeficiente, también es decisivo, sobre todo si la noticia la patrocina un banco como “un proyecto de educación para una vida mejor”.

Rafael Reig
Compartir