PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

deslenguados

El nuevo veneno viral

Arsenio Escolar
3 abril 2020

La palabra 'virus' significaba en latín 'veneno', 'ponzoña'. En el DLE, el adjetivo 'viral' es: '1. Perteneciente o relativo a los virus'. '2. Dicho de un mensaje o de un contenido: Que se difunde con gran rapidez en las redes sociales a través de internet'. Habrá que matizarlo. El coronavirus se ha hecho viral en las redes sociales tradicionales, no en las digitales. Lo que en internet se está haciendo viral es el veneno y la ponzoña de las falsas noticias sobre el virus.

Compartir

Último vuelo

Óscar Esquivias
30 marzo 2020

«Construir castillos en el aire» significa alimentar ilusiones vanas. Ninguna mayor que el ansia de vivir de un ave tiroteada y herida de muerte. A ese elevar el vuelo para desplomarse abruptamente los cazadores le llaman «hacer torre», como si las perdices fueran princesas desdichadas que se precipitan desde su balcón.

Compartir

¿Micromachismo?

Daniel Díaz
25 marzo 2020

El corrector de Word acepta el término «sicario» (asesino a sueldo), pero no «sicaria». Si clicas la palabra en femenino aparecen tres opciones: sicario, sacaría o secaría. No sé si pensar que el procesador de textos es machista por no incluirla, o feminista por negarse a asumir que hay mujeres capaces de matar por dinero.

Compartir

A la rica rima

Aunque la afirmación «lentejas, comida de viejas» obedece solo al capricho de la rima, a mí me recuerda a mi abuela esparciéndolas secas en la mesa, separándolas una a una, como si contara moneditas infantiles, para limpiarlas de piedras y cocos. Con qué amor echaba luego su tesorillo al puchero, qué bien olía esa comida de viejas.

Óscar Esquivias
Compartir

Hablar por los codos

Corren tiempos extraños para el lenguaje del tacto, los abrazos, el apretón de manos o los dos besos de rigor. Cuando el confinamiento acabe, la comunicación no verbal del saludo dependerá de las recomendaciones de la OMS. ¿Pasaremos del «hablar por los codos» figurado al «choque de codos» literal? Veremos.

Daniel Díaz
Compartir

Morir de amor

Lo que hoy llamamos «agenda» se decía antiguamente, con más poesía, «libro de memoria», y en él se apuntaba todo lo que importaba recordar. El padre Feijoo cuenta el caso de un señor tan precavido que, por si se despistaba, anotó que salía de viaje para casarse. ¡Qué pasión desenfrenada la suya!

Óscar Esquivias
Compartir

Viajar por dentro

A pesar de los pesares corren buenos tiempos para ejercitar el músculo de la imaginación. Por mucho que el estado de emergencia obligue al cuerpo a quedarse en casa, la mente puede y debe seguir viajando allá donde te pida el cuerpo. Abre un libro o mejor: escríbelo tú. Es tu momento.

Daniel Díaz
Compartir

Hijo de la tierra

Antiguamente, en los libros de bautismo se añadía la nota «hijo de la tierra» cuando se inscribía a un expósito del que se desconocían los padres. Parecía así que el niño era fruto del huerto del hospicio, como los tomates. Seguro que también olía a tierra fértil, a flores, a lluvia.

Óscar Esquivias
Compartir

El cine es mentira

La adaptación de las novelas al cine sufrió en mí un punto de inflexión cuando aquel Bastian de 'La Historia Interminable' de Michael Ende pasó de ser un niño gordito en el libro a un chaval delgado y guapete en la pantalla. Desde aquello pienso siempre que el cine es el maquillaje de la verdad literaria.

Daniel Díaz
Compartir

Anatomía bíblica

Dice el Génesis que Dios modeló al primer hombre con barro, pero yo creo que tomó un saco, lo rellenó de paja como un espantapájaros y luego lo cosió con mucho esmero. La prueba está en el rafe, nombre de la costura que nos cruza el perineo y los testículos, que demuestra además la pericia de Yavé con la aguja.

Óscar Esquivias
Compartir

Aún hay (relativa) esperanza

Merecen el Olimpo todos esos escritores de novela juvenil capaces de mantener a los chavales alejados de las pantallas por unas horas. Chavales que incluso guardan interminables colas para que el autor les firme el libro (¡en papel!). Y aunque lo hagan para colgar después la foto del encuentro en Instagram, menos es nada.

Daniel Díaz
Compartir