PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

Cristian Olivé

22 Sep 2021
Compartir
Firmas

Diccionario para ‘boomers’

De repente, estoy dando una clase y alguien suelta no sé qué de boomers. Le pregunto qué significa boomer. «Que suena a viejo», me dice. Le pido un ejemplo. «Hacer bromas ofensivas sobre gais es de boomers. Suena a años 2000». Y se queda más ancho que corto. Primero, lo aplaudo por la reflexión, luego me siento viejo y después le pido que me diga más palabras como esta.

Los baby boomers son los integrantes de la generación nacida entre los años 1946 y 1964. Sin embargo, los jóvenes de hoy emplean el término boomer cuando alguien está desfasado o realiza algo casposo con independencia de la edad que tenga. Si mientras lees este artículo, las palabras que vayas encontrando en cursiva te acaban resultando de un mundo paralelo, entonces, lamento decírtelo, eres boomer. Yo ya lo he aceptado.

El comentario inocente del alumno sirve como punto de partida para iniciar una actividad de clase: la confección del Diccionario para boomers. No es más que una excusa para trabajar los neologismos y los procesos de creación de las palabras. Pero, sobre todo, tiene como objetivo comprender a mis alumnos. Si quiero que se acerquen al aprendizaje, primero tengo que acercarme a ellos.

Por supuesto, en este repertorio no puede faltar, para deleite de las mentes adultas, la expresión en plan. Una especie de es decir que sirve para todo y que incluso llegan a combinar con la partícula tipo, que podría funcionar de un modo similar a la conjunción como. Por ejemplo, al preguntarles qué es facherito, otra de las expresiones estrella, la respuesta podría ser: «Es algo así en plan tipo que es bonito». Prometo que hasta me ha costado escribirlo. Pues sí, fachero o refachero es un adjetivo usado en Latinoamérica y tiene una etimología curiosa: viene del italiano faccia, que significa cara. ¿Y qué hay más bonito que una cara?

Buena parte de estas expresiones surgen de las redes sociales. En Youtube o en Twitch no existen las barreras geográficas y, por tanto, tampoco las lingüísticas. Los youtubers con los que los jóvenes se pasan horas usan expresiones propias de su país. Después, aquí, los adolescentes las integran y las emplean en su día a día. Es sencillamente fascinante.

Para expresar conformidad porque algo les gusta, dicen ni tan mal, que me atrevería a decir que se ha extendido también entre los más mayores. Cuando algo está chetado (o chetadísimo) quiere decir que les gusta. En el lenguaje de los videojuegos, en cambio, los chetos son trucos para mejorar una función del sistema. También dicen rt (así, tal cual, erre te) cuando están de acuerdo con algo. Sobra decir que es espléndida la fusión que se establece entre lo digital de un retuit y lo real de una conversación. Sucede algo similar con la expresión x2, presente en lo escrito pero también en lo oral. Se usa como sinónimo de yo también. Hace un tiempo se manifestaba mediante un +1. Ahora, en vez de sumar, multiplican. También pueden optar por un escueto adoro como respuesta si algo les entusiasma. Cuando se sienten identificados, optan por responder sí soy. «No he salido de casa por tanto estudio», dice alguien. «Sí soy», responde otro en la misma situación.

Pero cuidado: no siempre están conformes, o peor todavía, puede que no les importe un comino lo que les están diciendo. No sería la primera vez que un adolescente responde meh ante un comentario que no va con él. Prueba a contarles, cuando no haya un ápice de interés por su parte, algo que te ha pasado. Tras comentar todos los detalles de tu batallita, te preguntarán ¿quién? Con suma inocencia, les responderás. Y entonces ellos concluirán: Que quién te ha preguntado. Aunque la respuesta cortante se oirá a quilómetros de distancia, procura no pestañear. El tiempo y el espacio todo lo curan; incluso una autoestima herida. Bueno, también puedes enfrentarte a la situación y responder, a golpe de dignidad, pues ok (pronunciado pues oc). No hay modo más contundente para zanjar una cuestión.

Todos hemos padecido el hecho de que nos dejen en visto en una conversación a través del móvil. Lo cierto es que cuando alguien ignora a los jóvenes en persona patalean diciendo que les han dejado en visto. Dicha locución ha experimentado una ligera evolución: dejar un mensaje sin responder y sin siquiera haberlo abierto, es dejar a alguien en chat. Resulta más humillante que en visto porque la notificación sigue ahí mientras el mensaje sin abrir se pierde en la bandeja de entrada. No confundir con la expresión salir del chat, que está tan extendida como la anterior, pero a años luz en cuanto a significado. La usan para referirse a algo que se rompe o daña. Por ejemplo, en clase, cuando los astros se alinean y de repente deja de funcionar el proyector, siempre hay alguien que ameniza el momento diciendo: «El proyector ha salido del chat». En esos casos, nadie sale de ningún sitio literalmente, por supuesto, salvo mi bendita paciencia. Cuando algo falla, se trunca o no sale según el plan esperado, dicen f (se pronuncia como la letra efe). Es una expresión socarrona que tiene su origen en un videojuego. Cuando uno de los personajes moría, podías pulsar la tecla F para mostrarle tus respetos.

La risa es tan contagiosa como los acrónimos en el lenguaje juvenil. Ante una situación desternillante, dicen LMAO (del inglés Laughing My Ass Off, que significa ‘partirse de risa’). Persiste todavía la expresión LOL (del inglés Laughing Out Loud, es decir, ‘reírse a carcajadas’). Y como la cosa va de siglas, se ha extendido el uso de mdlr (del francés ‘mec de la rue’). Lo emplean para referirse a alguien que actúa, se mueve o existe en la calle. Por decirlo de un modo menos prosaico y tirando de topicazos, un mdlr sería aquel que va con riñoneras, collares y luce un estilo chandalero. Se ha popularizado a raíz de una canción del rapero Morad. También se usa la fórmula genuina de calle. Mucho más fácil de pronunciar y recordar.

Los panas o amigos siempre van a estar ahí para echarte un cable cuando más lo necesites. Si de repente te falla la conexión de internet, deja de robarle el wifi al vecino y pídeles que te compartan algunos datos. Si eres un as en alguna disciplina, puedes pregonar con orgullo que eres admin. Y, bueno, si algún día un adolescente te suelta una palabreja nueva y no entiendes lo que dice, mueve los labios y di IDK. Son las siglas de I Don’t Know y las usan como comodín. Pero, vaya, que estoy seguro de que con este Diccionario para boomers no va a ser necesario.

 

Este artículo de Cristian Olivé es uno de los contenidos del número 11 de la publicación trimestral impresa Archiletras / Revista de Lengua y Letras.
Si desea suscribirse o adquirir números sueltos de la revista, puede hacerlo aquí https://suscripciones. archiletras.com/

+ DE ESTE AUTOR

Diccionario para ‘boomers’

Cristian Olivé

Leer >

Diccionario para ‘boomers’

Cristian Olivé

Leer >

Diccionario para ‘boomers’

Cristian Olivé

Leer >

Diccionario para ‘boomers’

Cristian Olivé

Leer >