PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

05 Nov 2018
Compartir

Por las dudas

Un toque de atención sobre desviaciones normativas, cambios lingüísticos, expresiones de moda y nuestra capacidad de acogida de palabras procedentes de otras lenguas.

Mª Ángeles Sastre

Profesora de Lengua Española en la Universidad de Valladolid. Me llama la atención cómo habla la gente, cómo escribe, cómo dice sin decir, cómo maquilla lo que dice, cómo transgrede con el lenguaje, cómo nos dejamos engañar por los políticos. Leo la letra pequeña en la publicidad y los periódicos de pe a pa. Y encuentro de todo.

Ya no me ralles más que me estoy rayando

Partiendo de que el yeísmo en la actualidad es prácticamente general en el mundo hispánico (aunque haya áreas –cierto que cada vez más escasas– que distinguen en la pronunciación las letras elle e i griega), ¿cómo habría que escribir las formas verbales de este enunciado?

Si lo pronunciara un hablante yeísta, sonaría más o menos así: /yá nó me rráyes más ke mestói rrayándo/. Yo, que no soy yeísta, lo pronuncio más o menos así: /yá nó me rrálles más ke mestói rrayándo/. He evitado conscientemente el uso de los sistemas de transcripción empleados por los lingüistas.

¿Por qué la forma ralles se escribe con elle y la forma rayando con i griega? A tenor de la información que proporciona el Diccionario de la Lengua Española (23.ª edición, 2014), de la RAE, entre los significados de rallar, además del de ‘desmenuzar algo restregándolo con el rallador’, está el menos conocido de ‘molestar, fastidiar con importunidad y pesadez’ (acepción 2). Y entre los de rayar nos interesa la acepción 5: ‘trastornar o volver loco’. Además, indica que puede usarse también como pronominal.

En este ejemplo lo tengo claro siempre que quiera decir algo parecido a ‘No me fastidies más, que me estoy volviendo loca’. Pero no está tan claro en ‘No me ralles / No me rayes’. Ambas opciones son válidas: la primera, con elle, como equivalente de ‘No me molestes’, ‘No me fastidies’, ‘No me des la vara’ o ‘No me des la lata’; la segunda, con i griega, como equivalente de ‘No me vuelvas loco/loca’ o ‘No me trastornes’.

Es llamativa la evolución en el tratamiento del verbo rayar en el diccionario académico: en la 22.ª edición (2001), en la acepción 10 (la que nos interesa), rayar aparece como pronominal y restringido a Argentina, Chile y Uruguay con el significado de ‘enloquecer’ o ‘volverse loco’. Si solo tuviéramos en cuenta la edición de 2001, solo podríamos escribir No me ralles, con elle.

No he pretendido rallarlos ni rayarlos y tampoco quisiera que se rayaran con este tema.