PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

10 Ene 2019
Compartir

Por las dudas

Un toque de atención sobre desviaciones normativas, cambios lingüísticos, expresiones de moda y nuestra capacidad de acogida de palabras procedentes de otras lenguas.

Mª Ángeles Sastre

Profesora de Lengua Española en la Universidad de Valladolid. Me llama la atención cómo habla la gente, cómo escribe, cómo dice sin decir, cómo maquilla lo que dice, cómo transgrede con el lenguaje, cómo nos dejamos engañar por los políticos. Leo la letra pequeña en la publicidad y los periódicos de pe a pa. Y encuentro de todo.

Para ‘emplanizar’ más y mejor si usted ya no es tan joven

Al juez de menores Emilio Calatayud y al periodista Carlos Morán les llamaba la atención en abril de 2016 una muletilla de moda entre los adolescentes ‘granaínos’, «incapaces de decir tres frases sin poner en cada una de ellas la expresión en plan». En plan que decidieron elegirla como palabra del año.

Pregunto a un grupo de adolescentes y los ejemplos que les muestro les suenan raros. Ellos no lo dicen así. Y lo achaco a la diferencia de edad. Dicen que la expresión en plan vale para todo, que algunos profesores los amenazan con suspensos y bajadas de nota si la utilizan en clase. La intercalan en cualquier momento de la conversación, incluso abusan de ella, pero no pueden explicar cómo usarla. 

Quienes peinamos canas también usamos esta expresión aunque de manera distinta. Cuando precede a adjetivos (en plan cañero, en plan vago, en plan confidencial, en plan borde, en plan formal, en plan informalen plan cariñoso, en plan serio, en plan sencillo, en plan cutre, en plan tranquilo…) equivale a de forma, en actitud o de manera más la forma femenina del adjetivo, si procede: en plan informal, de manera informal, en actitud informal.

También usamos en plan, o en plan de, con matiz de finalidad, para dar a conocer nuestros proyectos o intenciones, como en Iremos al balneario en plan relajación o un fin de semana en plan lectura.

Entre los usos más modernos de esta expresión hay que destacar el de introductor del discurso referido, es decir, lo que ha dicho otra persona, como en Ayer mi amiga me llamó en plan no puedo ir a la fiesta o Me contestó en plan porque yo lo valgo. O el valor reformulativo, que sirve para explicar, aclarar o corregir lo dicho anteriormente, como en Esta tarde voy al cine con Paco, en plan de ver una peli de miedo, en plan mucha sangre y sustos, en ¿Tenemos que ir con vosotros a Italia, en plan Roma, Florencia, Venecia…? o en Le he dicho que venga ya, en plan que se dé prisa. Lo gracioso de este latiguillo es que empieza a oírse entre los adultos con este valor: Son temas más bien tácticos en plan ¿qué estrategia de recomendación de productos es mejor en mi caso?

Y se lleva la palma el uso con valor continuativo, como muletilla solo para hacer progresar el discurso a medida que se está reformulando el lenguaje, en plan colchoncillo para apoyar el discurso: Esta noche llegaré a la fiesta… en plan… un poco tarde… en plan… cuando termine de estudiar… en plan… sin prisas. No me extraña que los profesores enloquezcan ante esta saturación porque es un poco exasperante, en plan bastante molesta. Menos mal que, como pasa con todas las modas, esta expresión irá en plan al baúl de los recuerdos y casi nadie se acordará de ella, ni quienes ahora la usan con profusión.