PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

28 Nov 2018
Compartir

Por las dudas

Un toque de atención sobre desviaciones normativas, cambios lingüísticos, expresiones de moda y nuestra capacidad de acogida de palabras procedentes de otras lenguas.

Mª Ángeles Sastre

Profesora de Lengua Española en la Universidad de Valladolid. Me llama la atención cómo habla la gente, cómo escribe, cómo dice sin decir, cómo maquilla lo que dice, cómo transgrede con el lenguaje, cómo nos dejamos engañar por los políticos. Leo la letra pequeña en la publicidad y los periódicos de pe a pa. Y encuentro de todo.

Adsorber también existe

No, no es una falta de ortografía. En español existe el verbo adsorber, que no hay que confundir con absorber. Si son correctores, mucho ojo porque a veces tendemos a corregir expresiones que son correctas aunque sean menos frecuentes o no formen parte de nuestra competencia lingüística.

Con respecto a absorber, todos los hablantes conocen los diferentes significados generales: a) atraer y retener las moléculas de un cuerpo las de otro en estado líquido o gaseoso con el que está en contacto (El bizcocho absorbe el agua); b) atraer un objeto o entidad a otro hacia sí o hacia su interior hasta amortiguar o anular, en ocasiones, los efectos del segundo (Las alfombras absorben bastante el ruido); c) ocupar o retener la atención y el tiempo de alguien (El trabajo absorbe gran parte de nuestra energía); d) incorporar una entidad política o comercial a otra (Una multinacional ha acabado absorbiendo a todas las editoriales del país). Como tecnicismo del ámbito de la Física, absorber es, además, disminuir o hacer desaparecer las radiaciones que se desprenden de un cuerpo.

Adsorber significa atraer y retener las moléculas de un cuerpo las de otro en estado líquido o gaseoso con el que está en contacto. Los diccionarios registran este término como perteneciente al ámbito de la Física; por tanto, fuera de ese ámbito su utilización no resulta apropiada.

Dos precisiones, una de significado y otra de pronunciación: que no deben confundirse los significados técnicos de los dos verbos (los pertenecientes al ámbito de la Física) porque no tienen nada en común; y que debería cuidarse la pronunciación de absorber, término mucho más frecuente, sobre todo en su uso general, con el fin de que en el discurso hablado ambos términos no generen confusión. Intenten, de hecho, pronunciar los dos verbos y notarán que apenas hay diferencia. La explicación hay que buscarla en la tendencia natural de los hablantes a la relajación de los sonidos consonánticos oclusivos en posición posvocálica.