PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

16 Dic 2019
Compartir

Por la boca muere el malo

Detrás de cada palabra hay un rastro lingüístico que puede delatarte

Sheila Queralt

Perito en lingüística forense. Con mis análisis científicos de la lengua contribuyo a cazar delincuentes.

¿Está‌ tu madre en casa? ¡Oiga, señora, que ya tengo una edad!

Vaya por delante que no tengo nada en contra de los teleoperadores, pero creo que muchos de vosotros estaréis de acuerdo en que a veces son un poco pesados.

Pero más allá de eso, lo que más me molestaba hace unos años (ahora ya no me pasa tanto y quizá ya no me molestaría tanto…) era cuando me confundían con una niña y me preguntaban «¿Está tu madre en casa?».

Al oírlo, me entraban ganas de darle algunas clases de perfiles sociolingüísticos. Para mi trabajo, se parte de la idea de que cada uno de nosotros hablamos y escribimos de una manera diferente y única. Esa forma de hablar o escribir única, individual e irrepetible es la que permite al lingüista forense aportar pruebas a juicios o pistas en investigaciones policiales sobre el perfil del autor (o autores) de un texto o de una grabación. Para obtener pistas, analizo las palabras que utiliza, cómo las combina, cómo las estructura dentro de la frase, cómo las pronuncia… todo un conjunto de pistas lingüísticas que pueden ser una pieza clave para pillar al delincuente… Detecto rastros lingüísticos característicos del hablante anónimo para poder determinar su edad aproximada, su profesión, su nivel de estudios, su origen geográfico, si es más probable que sea un hombre o una mujer… Pero nada de esto debería sorprenderte, porque, de hecho, esto lo podemos hacer (a un nivel más bien superficial, eso sí) todos los hablantes.

Vamos a ver, si escuchas por la calle un «¿Qué pasa pues?» o alguien te entra por Tinder y empieza con «Sos preciosa», estoy segura de que te haces una idea del origen geográfico de esa persona. Te puedes acercar más o menos, barajar varias posibilidades o descartar ciertos orígenes. La diferencia es que, como experta en lingüística forense, yo soy capaz de identificar más pistas que otro hablante sin formación en este campo. Puedo ser más precisa e incluso puedo saber si el autor del texto o de la grabación está intentando adoptar una manera de hablar que no es la suya… ¡Sí,sí! También doy caza a los imitadores o a los estafadores mirando cómo se expresan. 

.