PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

16 Ene 2020
Compartir

Errores correctos

Miscelánea de los desvíos de la norma que, por descuido o por ignorancia, cometen los periodistas. Los aciertos no están aquí pero son muchos más.

Alberto Gómez Font

Lingüista, miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, ex director del Instituto Cervantes de Rabat y ex coordinador de la Fundéu.

En el ‘cénit’ de la cultura

«Es palabra aguda y, por tanto, no se acentúa». Eso es lo que decía el Manual de Estilo de la Agencia Efe en 1980, y lo que siguió diciendo –sin cambiar ni una coma—hasta el 2001; después ocurrió lo de siempre: los lexicógrafos y los académicos, ante la presión popular, decidieron incluir en el Diccionario la forma grave cénit.

Pero la verdá de la buena es que muy pocos hablantes utilizan esa palabra, más bien poquísimos, casi nadie, es decir eso de «la presión popular» no parece ser la mejor forma de definir lo que sucedió. De ahí que discutir sobre cómo debía pronunciarse era un ejercicio solo propio de algunos seres extraños, entre los que me cuento, cómo no, y especialmente del grupito de los que nos dedicamos al oficio de la asesoría lingüística.

¿Fueron los periodistas quienes comenzaron a decir cénit en lugar de cenit…? Pues muy probablemente así fue, porque si no esa palabrita nunca habría estado en nuestro Manual de Estilo y habría pasado inadvertida ante los ojos y los oídos de los hispanohablantes.

Quizá fue en frases del tipo «España alcanzó el cénit de la libertad económica el año 2005» (…y de qué poquito le sirvió pocos años después); «El cénit de la era Del Bosque llegó en el 2010, con el Mundial de Sudáfrica» (nuestra roja fue invencible); «La gesta de un superastro que se encontraba en el cénit de su carrera» (y terminó siendo un drogadicto); usado con el significado de ‘punto culminante o momento de apogeo de alguien o algo’, y otras veces, las menos, con el de ‘intersección de la vertical de un lugar con la esfera celeste, por encima de la cabeza del observador, como en «cuando el sol se encuentra en su cénit»; «alcanza su cénit al mediodía sobre el trópico de…»

Los invito a que usen mucho esa palabrita, y les sugiero que cuando lo hagan opten por la pronunciación culta /cenít/, a ver qué cara se les pone a sus interlocutores.