PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

02 Nov 2018
Compartir

Mi vida de pueblo

El vocabulario de la España rural recogido por un periodista con dos pueblos: el de nacimiento y el de los fines de semana y las vacaciones.

Arsenio Escolar

Periodista y filólogo. Curioso impenitente del mundo rural y sus costumbres. Torresandino (Burgos) y Cañizar (Guadalajara) son los manantiales en los que bebe.

Unos sesenta de censo, pero dormimos veinte

Como miles de ellos en la España interior, mis dos pueblos se están quedando vacíos. Cuando yo era crío, Torresandino (Burgos) se acercaba a los 1.500 habitantes. Hoy tiene 663, según las últimas estadísticas. Aun con la merma, son muchísimos al lado de los de Cañizar (Guadalajara). A este llego algunas noches de viernes y son tales el silencio y la ausencia de luces dentro de las casas que me pregunto si durante la semana el pueblo se ha vaciado definitivamente y soy ya el último habitante.
La despoblación es tema recurrente en las conversaciones del bar comunitario de Cañizar, entre reo y reo.
-Somos unos sesenta de censo, pero dormimos veinte.
-¿Los demás tienen insomnio? -hago un mal chiste.
-Los demás no están, no viven aquí pese a lo que digan los papeles. Si acaso, vienen desde Guadalajara a labrar durante el día. O en verano, con el tiempo alto…
“Dormir” por “pernoctar” viene en el DRAE, si bien en la definición -“Pasar la noche en determinado lugar, especialmente fuera del propio domicilio”- se le da a pernoctar un matiz ocasional que no está en el uso reseñado arriba. Esa veintena de paisanos de Cañizar que “duermen” en el pueblo lo hacen todo el año, y en su propio domicilio.
 ……
¿Conocías este uso de la palabra “dormir”? ¿Dónde lo has escuchado? Cuéntanoslo en los comentarios a esta entrada del blog.