PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

Archiletras es posible gracias al apoyo de las siguientes empresas e instituciones

Junta castilla jcm
21 Jul 2020
Compartir
RAE

Muere Francisco Rodríguez Adrados, académico de la RAE

Redacción

El filólogo y helenista, que ocupaba el sillón 'd' de la Real Academia Española, ha fallecido en Madrid a los 98 años

Licenciado en Filología Clásica en 1944 por la Universidad de Salamanca; doctor dos años después, en 1946, por la Universidad Central de Madrid; Catedrático de Griego en el Instituto Cardenal Cisneros de Madrid en 1949; en 1951, en Barcelona, Catedrático de su Universidad; y de la Central (luego Complutense), en 1952 hasta 1988. Dirigió el Departamento de Griego de la UNED entre 1972 y 1976.  Catedrático (Emérito) y Presidente de Honor de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) y de la Sociedad Española de Lingüística. Ha sido director de las revistas Emerita y Revista Española de Lingüística, de la colección de clásicos griegos y latinos Alma Máter, que publica el CSIC. Colaboró también en periódicos como el ABC o El Mundo.

Estudioso del mundo humanístico, especialmente en los estudios sobre Grecia y también la historia de España, sus trabajos también han abarcado investigaciones y traducciones de la literatura griega, latina e india, además de la española. Experto en Lingüística indoeuropea y miembro del CSIC, en el que es director del proyecto de elaboración de un diccionario de griego clásico y medieval por el que recibió el Premio de la Fundación Aristóteles Onassis en Atenas en 1989, el mayor proyecto lexicográfico de un diccionario griego-español DGE, tras el LSJ. Como filólogo, es defensor del origen aquitano de los vascos y el euskera.

Ingresó en la Real Academia Española el 21 de junio de 1990 (sillón d), tomando posesión el 28 de abril del año siguiente; y en la Real Academia de la Historia en febrero de 2004. Miembro de la Academia de Atenas y de la Academia Argentina de las Letras.

A finales de 2012 se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas de ese mismo año. El jurado hizo hincapié en «sus valiosas incursiones en la lingüística y en el estudio del indoeuropeo».4​