PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

14 Mar 2022
Compartir
Léxico profesional

Los nombres escondidos en las plantas

Fría Aguilar

Las historias escondidas en los nombres de la plantas dependen de su descubridor porque todo el que encuentra un nuevo ejemplar tiene derecho a ponerle nombre.

Hay que cumplir unos requisitos, eso sí: hacer una descripción, conservar un ejemplar, ser publicado en una revista científica reconocida, contar con la aceptación del Código Internacional de Nomenclatura… y sobre todo, escoger un nombre de especie en latín con su declinación. Aquí podemos ser creativos.

Pero hubo un tiempo en el que aventureros, naturalistas o aficionados, porque descubridores de plantas hubo de todo tipo, podían definir un tomate con un larguísimo nombre en latín, no solo eso, dos botánicos en dos partes del país podían encontrar el mismo tomate y llamarlo de distinta forma, creando una gran confusión en la organización del reino vegetal.
Fue Carlos Linneo, botánico sueco, en el siglo XVIII, quien contactó con la comunidad científica inquieto por la necesidad de ordenar el mundo natural.

Además de las plantas a Carlos le gustaba jugar con las palabras, él mismo firmaba distinto en cada idioma: Carl Linnaeus, Carl von Linné y Carl Linné e incluso en latín Carolus Linnaeus, afición que le venía de su padre que fue el primero en Suecia en adoptar un apellido permanente. Nils eligió un árbol de su jardín, un lind, tilo en sueco, y lo convirtió en Linnaeus.

Linneo, como decimos, amigo de utilizar bien las palabras, convenció a todos de lo práctica que podía resultar la nomenclatura binominal, es decir, utilizar dos nombres únicamente para definir una planta o un animal. Género y especie. Aunque también formara parte de una familia, clase, tipo y reino. Y supervisó y rectificó, cuando lo vio necesario, lo que se había descrito hasta el momento. Él mismo dijo «Dios creó las plantas y Linneo las ordenó».

La elección de un nombre, si no se era muy creativo, se basaba en las formas o características físicas de la planta: Bulbocodium, porque tiene un bulbo lanudo, Campanula, o por la forma de la corola, o Erythrina, de color rojo.

Solía utilizarse también el lugar de origen de la planta: Amazonica; el nombre del descubridor, Jacquinia; o el nombre indígena que ya se estuviera utilizando como Hura o Ziziphora.

En ocasiones la definición binominal de las plantas quería contar una pequeña historia. Theobroma Cacao, describiendo el chocolate como el alimento de los dioses; Herminium Orchidaceae, en honor a Hermes, dios de los viajeros; o Aristolochia Aristolochiaceae, en recuerdo a Artemis, diosa griega del parto, por el uso que tenía esta planta.

Linneo fue también atrevido con los nombres. Defendía en sus observaciones una sexualidad similar a la humana, como ya habían demostrado muchos naturalistas europeos, y utilizó palabras como gineceo y andreceo (aparato femenino y masculino), imaginó que se reproducían sobre camas matrimoniales (sépalos y pétalos), tomó solo como lícitas relaciones de un solo esposo y esposa en una única cama, e incluso describió amores clandestinos si la reproducción no se producía a la vista. En una época en la que las flores y los jardines eran cosa de mujeres no tardó en ser criticado por su atrevimiento.

No en todos los casos se sabe con seguridad a qué se refería el descubridor al asignar un nombre y las versiones pueden ser varias, otras veces es muy obvio y no hay dudas. Aunque hay que reconocer que los nombres populares como emborrachacabras, matalobos o siempreviva han ganado terreno en expresividad y uso.

Cuando nos encontremos con una planta siempre podemos jugar a descubrir qué significa su nomenclatura y si cuenta alguna historia. Pero, ¿qué nombre pondríamos a una planta descubierta por nosotros y por qué?

Adansonia digitata. Familia de las malváceas. Originaria del sur del Sahara en África. Nombres comunes: Baobab africano o árbol del pan del mono. Adansonia es el nombre que se le asignó en honor al francés que dio a conocer este árbol por primera vez, el botánico Michel Adanson, quien, a pesar de sus muchas aportaciones a la ciencia y de haberle sido dedicados más de 20 nombres de plantas, murió en la pobreza, al menos en el Jardin des Plantes en París se le reconoció finalmente con una estatua. Digitata hace alusión a la forma de manos con dedos que tienen sus hojas. Es el conocido árbol africano baobab, que quiere decir «padre de muchas semillas». En toda la zona del río Zambezi creen que los baobabs eran soberbios porque se sabían milenarios y como castigo los dioses los arrancaron clavándolos al suelo boca abajo dejando las raíces a la vista.

Amorphophallus titanum. Familia de las aráceas. Originaria de las selvas tropicales de Sumatra, Indonesia. Nombres comunes: Aro gigante o flor cadáver. Amorphophallus titanum o lo que viene a significar pene amorfo titánico. Se considera una de las plantas más grandes del mundo, casi 3 metros de altura y 100 kilos de peso. En algunos casos se han utilizado nombre explícitamente sexuales para designar a las plantas. El mismo Linneo, inventor del sitema binomimal, fue acusado de perversión por utilizar términos como vulva en sus definiciones para el reino animal o vegetal e imaginar relaciones sexuales entre las plantes similares a las humanas. En lugar de estambres y pistilos utilizó las palabras griegas andria y gynia, lo que significa esposo y esposa respectivamente. También estableció vínculos matrimoniales y relaciones públicas o clandestinas entre las partes.

Artemisia absinthium. Familia de las asteráceas. Originaria de las regiones templadas de Europa, Asia y norte de África. Nombres comunes: Ajenjo, artemisia amarga o hierba santa. En el caso de Artemisia hay dudas si el nombre se le asignó en honor de la hermana gemela de Apolo, diosa de las virtudes curativas unidas a la maternidad, o si se trata de un homenaje a Artemisia II, hermana de Mausolo, rey de Caria, una zona de la actual Turquia, porque era experta en botánica y medicina. Absinthium tiene un origen griego y se refiere a una estrella que cayó en las aguas y las hizo amargas, pero se le da un significado genérico de «amargura». Su olor ha hecho que esta planta sea muy apreciada como insecticida, contra las pestes y malos olores, también en la elaboración del té verde, del vermú o de la absenta, prohibida en algunos países porque su consumo puede llegar a causar la muerte.

Atropa belladonna. Familia de las solanáceas. Originaria de Europa, África del Norte y Asia Occidental. Nombres comunes: Belladona medicinal, solano furioso. Atropa tiene su origen en Átropos, una de las tres Moiras de la mitología griega, las damas tejedoras que se ocupaban del destino de los humanos. Átropos se consideraba las más temida puesto que elegía la forma de morir de un hombre según el hilo que cortaba con sus tijeras. Seguramente utilizaron el nombre de esta odiosa Moira por el carácter tóxico de la planta que en ciertas dosis puede llegar a ser mortal. Belladonna, por otro lado, significa «mujer hermosa» en italiano. Ya desde la antigua Roma se sabía que esta planta dilataba las pupilas, consiguiendo así una mirada intensa, brillante y algo enrojecida que embellecía el rostro. Las prostitutas venecianas en el siglo XVI la utilizaban de manera habitual, llegando a hacer creer a los clientes que estaban enamoradas.

Caléndula officinalis . Familia de las asteráceas. Originaria de la zona del Mediterráneo. Nombres comunes: Botón de oro, caléndula, mercadela o maravilla. Caléndula hace referencia a la floración de esta planta que puede producirse en todos los meses del año, aunque su época más habitual se extiende entre el principio del verano y el final del invierno. Sus bonitas flores amarillas se cierran de noche y se abren al amanecer. Las calendas en el antiguo calendario romano se referían al primer día de cada mes. Officinalis significa que tiene un uso medicinal. Oficina se llamaba al almacén del templo donde se guardan las medicinas. La leyenda dice que Afrodita estaba tan triste por la muerte de Adonis que empezó a llorar, y cuando las lágrimas cayeron en la hierba se transformaron en caléndulas, desde entonces esta planta está unida a las penas de amor.

Dracula chimaera. Familia de las orquídeas. Originaria de Colombia y Ecuador. Nombres comunes: Drácula, quimera. Dracula es un género de la familia de las orquídeas. Este nombre viene del latín y quiere decir «pequeño dragón» haciendo referencia a las dos espuelas largas que salen de la flor. El famoso personaje en el que se insipiró la novela de Bram Stoker, Dracula, era en realidad Vlad III Drăculea, «pequeño dragón», nombre que heredó de su padre Vlad II Dracul «dragón». Luego sería más conocido por su crueldad como Vlad Tepes «el empalador». Carl Luer, un cirujano retirado enamorado de las orquídeas y que describió unas 3000 especies, fue el científico moderno que dió este nombre al género Dracula. Tienen otras especies con nombres curiosos como: Dracula chimaera (monstruo), diabola, nosferatu, vampira o vlad-tepes.

Ecballium elaterium. Familia de las cucurbitáceas. Originaria del Circum-Mediterráneo. Nombres comunes: cohombrillo amargo, pepinillo del diablo o elaterio. La palabra Ecballium significa «lanza fuera» y hace referencia a su curiosa forma de extender las semillas que es ni más ni menos que explotando. El fruto se va hinchando poco a poco cuando está maduro hasta que la presión, o cualquier roce, le hace estallar y lanza las semillas hasta llegar incluso a 3 metros de distancia. En algunos lugares los niños juegan a hacerlas explotar. Elaterium deriva del griego y significa «purgante o abortivo». Es por este motivo por el que recibe también el nombre de Pepinillo del diablo, por los efectos perjudiciales de sus semillas si llegan a ingerirse. Causan diarreas terribles, menos mal que al ser lanzadas de manera tan dispersa son difíciles de encontrar.

Echeveria coccinea. Familia de las crasuláceas. Originaria del Eje Neovolcánico de México. Nombres comunes: Planta de peluche, Echeveria de almohadillas, Suculentas (género). Echeveria es el nombre elegido en honor del ilustrador mexicano Atanasio Echeverría y Godoy que con solo 18 años fue seleccionado, junto con Juan de Dios Vicente de la Cerda, como dibujante de la expedición botánica a Nueva España. La cantidad de las plantas era tal que en muchos casos sólo pudieron ser dibujados los contornos y se colorearon las más representativas. Llegaron a realizar dos mil láminas de gran belleza que a día de hoy no se sabe si corresponden a uno u otro artista. Coccinea hace referencia al color rojo escarlata de las flores. Esta planta también es popularmente conocida como suculenta, del griego sucus (agua), ya que se caracteriza por unas hojas muy carnosas y llenas de agua.

Hydrangea macrophylla. Familia de las hidrangeáceas. Originaria de Japón. Nombres comunes: Hortensia. Hydrangea Macrophylla significa «florero con hojas muy grandes». Se eligió esta denominación porque la planta tiene unas cápsulas características en forma de vasos de agua o copas. Esta planta es nuestra conocida hortensia, «la jardinera» un nombre propio femenino que proviene de hortus (huerta). Cuentan que Rey Luis XIV de Francia envió a una misión a Brasil a buscar nuevas plantas para su jardín. En el barco viajaba un joven grumete muy débil y esmirriado pero que finalmente salvaría a toda la tripulación con su valentía, a su regreso descubrieron que en realidad era una mujer llamada Hortensia, y el rey en su honor puso su nombre a esta planta traída del Nuevo Mundo.

Laurus nobilis . Familia de las lauráceas. Originaria de la zona del Mediterraneo. Nombres comunes: Laurel, Árbol de Apolo, Laurel de Dafne. Laurus nobilis en realidad es una manera bonita de decir «leño de árbol abundante y conocido por todos». Este fue el nombre que se asignó al arbusto que rodeaba el templo de Apolo: el laurel. La leyenda que acompaña a esta planta nos habla de cómo Apolo enfadó a Eros, y Eros le disparó con una flecha de oro en el corazón, la del amor, por el contrario a la ninfa Dafne le alcanzó con una flecha de hierro, la del odio. Dafne perseguida por el dios enamorado pidió a su padre que la ayudase, y éste la convirtió en laurel, árbol que Apolo declaró sagrado desde ese momento. El laurel se utilizaría en Grecia para hacer coronas y conmemorar los triunfos de deportistas y guerreros.

Mandrágora autumnalis. Familia de las solanáceas. Originaria de Europa. Nombres comunes: Mandrágora, lechuguina, berenjenilla o acelgón. El término Mandrágora tiene atribuidos muchos significados y orígenes. Algunos defienden que se ha formado con la unión de las palabras en sánscrito «embriagar» y «consumar», lo que querría decir de manera poética «quitar la vida mediante la embriaguez» puesto que esta planta de gran toxicidad puede llegar a ser mortal y cuenta con propiedades alucinógenas y narcóticas. La palabra autumnalis del latín, significa «otoñal» refiriéndose a la época en la que florece, entre agosto y diciembre. La curiosidad fuera de lo estrictamente botánico está en sus raíces con forma de pequeño hombrecillo. La leyenda dice que este ser grita cuando es arrancado de la tierra y que el alarido matará a quien intente extraerla.

Mimosa pudica. Familia de las fabáceas. Originaria de la selva tropical de América y África. Nombres comunes: Doncella, mírame y no me toques, dormilona. El término Mimosa viene de mimo, del latín mimus, que a su vez la tomó prestada del griego, cuyo significado es «imitación». Pudica significa tímida o vergonzosa, el nombre de la planta podría interpretarse como «la que hace gestos de vergüenza». Este nombre se le asignó porque al mínimo toque de sus hojas las mismas se contraen sobre el tallo como si se cerraran y la planta pierde su esplendor. De pronto se muestra marchita ante el enemigo y se considera este mecanismo de defensa contra los depredadores único en el reino vegetal. También durante la noche toma esta forma apagada. Esta curiosidad hace que los nombres populares sean vergonzosa, dormilona, no me toques, ciérrate-ciérrate o moriviví.

Plumeria rubra. Familia de las apocináceas. Origen mesoamericano. Nombres comunes: Franchipán, frangipani o cacalosúchil. El nombre Plumeria se debe al botánico y religioso francés Charles Plumier y rubra significa de color rojo claro. También es conocida como Frangipani. Porque su olor se parecía a los guantes perfumados creados por el noble italiano Frangipani Marquis. Incluso se habla de su origen en un mazapán, el frangipane. Para los mayas esta planta era llamada Saknicté o Flor de Mayo. La leyenda cuenta que un indígena pidió una hija tan bella como las estrellas de la constelación Cruz del Sur que nunca dejaba de observar. Los dioses se lo concedieron, pero nació enferma y murió muy pronto, en el mes de mayo, el día que más relucía la constelación. Al cumplirse un año Cruz del Sur volvió a brillar y nació un arbolito de la tumba de la niña: La Flor de mayo.

Salix babylonica. Familia de las salicáceas. Originaria del este de Asia, especialmente China. Nombres comunes: Sauce llorón. Salix: es el nombre genérico latino para el sauce, sus ramas y madera. El ácido acetilsalicílico también tiene ese origen porque se puede extraer de la corteza del sauce que ya se utilizaba por sus propiedades analgésicas en la antigüedad, el origen se establece en Babilonia. La denominación popular, sauce llorón, no se refiere a la forma caída de sus ramas. La leyenda nos cuenta que Nabuconodosor, rey de Babilonia, conquistó Jerusalén y se llevó a sus habitantes para vivir como esclavos en Mesopotamia. Los judíos tenían prohibido rememorar su patria perdida, así que se escondían entre las ramas del sauce a llorar, y era el árbol quien parecía gemir y lamentarse, pero realmente amparaba la pena de los desterrados.

Salvia rosmanirus. Familia de las lamiáceas. Originaria de la zona del Mediterráneo. Nombres comunes Romero. Salvia significa curativa, salvadora, nombre elegido por sus propiedades positivas, también se la considera afrodisiaca por eso «Quien va al monte y no coge romero, no tiene amor verdadero». Rosmanirus es «rocío marino», y con este poético nombre se describe una planta de hojas pequeñas y florecillas azuladas, como si fueran gotitas de agua de mar. Esta planta se nominó inicialmente Rosmarinus Officinalis, después pasa a llamarse Salvia Officinalis, pero como ya está siendo usada por otra especie se queda con este nombre Salvia Rosmarinus. Estas reasignaciones son habituales en botánica. Hay otra especie en Málaga y Granada, el Rosmarinus tomentosus «cubierto de pelos», también llamado romero blanco..

Selenicereus wittii. Familia de las cactáceas. Originaria de la cuenca central del Amazonas. Nombres comunes: Flor de luna amazónica. Selenicereus que contiene las palabras secretas Selene, diosa de la luna, y cera, que significa vela o cirio, lo que define muy bien a esta extraña flor nocturna. Wittii deriva del nombre del coleccionista de plantas aficionado que la descubrió, el alemán Nikolaus Heinrich Witt. Este ejemplar único de cactus florece en el mes de mayo, pero sus flores solamente se abren una noche, desde la puesta del sol hasta el amanecer, terminando su exhibición con un desagradable olor. Margaret Mee, ilustradora botánica, tenía 78 años cuando consiguió cumplir su sueño, dibujar la misteriosa flor de luna amazónica, justamente en el momento de mayor esplendor, lo que no había logrado en ocasiones anteriores.

Este léxico es uno de los contenidos del número 12 de la publicación trimestral impresa Archiletras / Revista de Lengua y Letras. Si desea suscribirse o adquirir números sueltos de la revista, puede hacerlo aquí https://suscripciones. archiletras.com/