PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

28 Ago 2019
Compartir

Errores correctos

Miscelánea de los desvíos de la norma que, por descuido o por ignorancia, cometen los periodistas. Los aciertos no están aquí pero son muchos más.

Alberto Gómez Font

Lingüista, miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, ex director del Instituto Cervantes de Rabat y ex coordinador de la Fundéu.

Una bebé preciosa

Con el nacimiento, en el 2005, de Leonor, la primera hija de los actuales reyes de España —entonces aún eran príncipes—, surgió una duda al usar la palabra bebé: ¿podíamos decir que la recién nacida era «una bebé preciosa», o que «la bebé nació sin complicaciones»…?

Pues resulta que en el Diccionario de la Lengua Española (aún hoy) la voz bebé aparece marcada como masculina, es decir, lo correcto al hablar de Leonor habría sido decir que era «un bebé precioso», o que «el bebé nació sin complicaciones». Mas el mismo año de su nacimiento —el de Leonor— nació también un nuevo libro de la Asociación de Academias de la Lengua Española: el Diccionario panhispánico de dudas, y en él se afirma sin afirmarlo (cosa muy habitual en esa obra) que el uso de bebé como común en cuanto al género es admisible. O sea, que son válidas las formas «el bebé» y «la bebé»

Así que Leonor fue la causante de que en la edición del 2006 del Manual de español urgente apareciera la siguiente entrada:

bebé.- En español actual podemos decir: un bebé, una bebé, el bebé, la bebé.

Y dos años después, en la edición del 2008 del mismo libro, se amplió la explicación:

bebé.- La única forma que se usa en España es bebé y funciona generalmente como sustantivo epiceno masculino (el bebé, referido a niño y a niña), aunque hoy es correcto su uso como común en cuanto al género: el/la bebé. En América, según las zonas, se usa la forma llana bebe que también puede ser común en cuanto al género (el bebe, la bebe). También la bebé o una forma con un femenino en –a: la beba. Existen las formas diminutivas el bebecito, la bebecita, el bebito, la bebita.

Y Leonor ya no es una bebé, sino una linda muchachita, y quizá algún día le cuenten que con su nacimiento causó un cambio de género gramatical en el español de España, y es que ser de la familia real tiene sus consecuencias…