PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm

Archiletras

efemérides

Hace 106 años...

Nace Camilo José Cela

Camilo José Cela Trulock. (Iria Flavia, A Coruña, 11/5/1916 – Madrid, 17/1/2002). Autor prolífico y representante de la literatura de posguerra, trabajó como novelista, periodista, ensayista, editor de revistas literarias y conferenciante.

Tras ingresar en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid pronto la abandona para asistir como oyente a la Facultad de Filosofía y Letras, donde el poeta Pedro Salinas da clases de Literatura Contemporánea. Ahí se decide por su vocación literaria y conoce a Alonso Zamora Vicente, a María Zambrano y a Miguel Hernández, y a través de ellos entra en contacto con otros intelectuales del Madrid de esta época. Antes, en plena guerra, termina su primera obra, el libro de poemas Pisando la dudosa luz del día.

Con su primera gran obra, La familia de Pascual Duarte (1942), sufre problemas con la Iglesia, lo que concluye en la prohibición de la segunda edición de la obra (que acaba siendo publicada en Buenos Aires).

En 1944 comienza a escribir La colmena (1951); posteriormente lleva a cabo dos exposiciones de sus pinturas y aparecen Viaje a La Alcarria (1948) y El cancionero de La Alcarria (1948).

En 1954 se traslada a la isla de Mallorca, donde vive buena parte de su vida. En 1957 es elegido para ocupar el sillón Q de la Real Academia Española.

Durante la época de la transición a la democracia desempeña un papel notable en la vida pública española, ocupando por designación real un escaño en el Senado de las primeras Cortes democráticas, y participando así en la revisión del texto constitucional elaborado por el Congreso.

En los años siguientes sigue publicando con frecuencia. De este período destacan sus novelas Mazurca para dos muertos (1983) y Cristo versus Arizona (1988). Ya consagrado como uno de los grandes escritores del siglo, durante las dos últimas décadas de su vida se sucedieron los homenajes, los premios y los más diversos reconocimientos. El Príncipe de Asturias de las Letras (1987), el Nobel de Literatura (1989) y el Miguel de Cervantes (1995). En 1996el Rey don Juan Carlos I le concede el título de Marqués de Iria Flavia.

comparte
reloj

Hace 480 años...

Nace San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz, cuyo nombre secular era Juan de Yepes Álvarez,  -Fontiveros, (Ávila), 24/06/1542 – Úbeda, (Jaén), 14/12/1591-, fue un religioso y poeta místico del renacimiento español, reformador de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo y cofundador de la Orden de los Carmelitas Descalzos con Santa Teresa de Jesús.

Es prototipo de escritor místico, de una persona que experimenta unas intensas vivencias religiosas y pretende comunicarlas a un círculo de compañeros con inquietudes similares, entre los que destacan varias figuras femeninas, como Santa Teresa de Jesús o Ana de Jesús. En tal empeño creativo se ve abocado a asumir las corrientes espirituales, estéticas y literarias de su época -finales del Renacimiento- y a llevar al extremo los recursos del lenguaje poético. Como artista adelantado al momento histórico que le correspondió vivir, sus poemas han influido en los principales poetas españoles de todos los tiempos.

Desde 1952 es el patrono de los poetas en lengua española.

La crítica, desde Dámaso Alonso, ha puesto de relieve la confluencia de tres influjos en su obra: por un lado, el bíblico del Cantar de los Cantares, y, por otro, la tradición de la poesía culta italianizante y la de la poesía popular y de cancioneros del Renacimiento español. El influjo de la Biblia es fundamental en su poesía, en tanto actúa como molde y catalizador del resto de lecturas que conforman su bagaje cultural. 

La obra de San Juan de la Cruz ha sido, desde siempre, enfocada desde dos perspectivas, la teológica y la literaria, que, en muchas ocasiones, se han presentado mezcladas.

Su obra poética está compuesta por tres poemas considerados mayores: Noche oscura, Cántico espiritual y Llama de amor viva; y un conjunto de poemas habitualmente calificados como menores: cinco glosas, diez romances y dos cantares. La difusión de su obra fue manuscrita, y aún no se han dilucidado todos los problemas textuales que conllevan.

En prosa escribió cuatro comentarios a sus poemas mayores: Subida del Monte Carmelo y Noche oscura para el primero de estos poemas, y otros tratados homónimos sobre el Cántico espiritual y Llama de amor viva.

Sus enfrentamientos con la jerarquía religiosa le llevaron a prisión en Sierra Morena, en donde culminó la escritura de sus principales obras literarias. Cuando por fin es excarcelado y se dispone a cumplir con el traslado que se le impone a América, el 14 de diciembre de 1591, muere a la edad de 49 años.

135 años después es elevado a la categoría de santo por la iglesia católica.

comparte
reloj

Hace 36 años...

Muere Jorge Luis Borges

Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986. El mundo de las letras reconoce a Jorge Luis Borges como una de las figuras más importantes de la literatura en español, con un singular estilo en el que reinterpreta conceptos como el tiempo, el espacio, la realidad o el destino. Ganó el premio Cervantes en 1979.

Mente inquieta. Estudió en Ginebra e Inglaterra, vivió en España, colaboró en revistas literarias, fue profesor, traductor de Virginia Woolf, director de la Biblioteca Nacional de Argentina… mientras avanzaba su ceguera, que él definía como «un lento crepúsculo».

Mezcla de géneros. Borges demostró su hábil manejo de casi cualquier registro —poesía, cuento, ensayo…—, a excepción de la novela. Publicó obras en las que mezcla prosa y verso; o teatro, poesía y cuento.

Cuentos y más cuentos. Destaca Ficciones (1944), sobre la incertidumbre del azar, la magia del tiempo o la fragilidad de la memoria; y El Aleph (1949) —que incluye el relato homónimo, con su misteriosa esfera tornasolada—, todo un símbolo dentro de la gran simbología borgiana.

comparte
reloj

Hace 28 años...

Muere Juan Carlos Onetti

Juan Carlos Onetti Borges, considerado como el inventor de la novela latinoamericana moderna y uno de los pocos autores existencialistas en lengua española, murió el 30 de mayo de 1994 en Madrid a los 84.

Había nacido en Montevideo (Uruguay) el 1 de julio de 1909 e inició su carrera literaria en Buenos Aires, con colaboraciones en los diarios La Prensa y La Nación. En 1935 escribió Los niños en el bosque y Tiempo de abrazar, aunque estas dos obras no se publicaron hasta casi cuarenta años después.

Su primer libro publicado fue El Pozo (1939) y, al año siguiente, publicó su primer cuento relevante, Un sueño realizado, al que siguió una extensa lista de publicaciones, entre cuentos, novelas cortas, artículos y relatos, entre las que destaca Juntacadáveres (1964).

Onetti utilizó distintos seudónimos para sus publicaciones periodísticas: ‘Periquito el Aguador’, ‘Groucho Marx’ y ‘Pierre Regy’. Escribió artículos literarios, cuentos policiacos, críticas de cine… Trabajó en la agencia Reuters, dirigió una revista y durante dos décadas, de 1957 a 1975 fue director de Bibliotecas en Montevideo.

La situación política de su país le hizo trasladar su residencia a España en 1976, tras pasar por la cárcel en Uruguay por haber formado parte del  jurado que premió un cuento que no gustó a la dictadura. Ya en Madrid, comenzó a colaborar en El País mientras seguía haciéndolo en distintos periódicos latinoamericanos y escribiendo novelas, como La cara de la desgracia (1989), que fue llevada al cine.

En 1993 publica su última novela, Cuando ya no importe, considerada como su testamento literario. La escribió en la cama, en su casa de Madrid, donde pasó los últimos años de su vida porque decía que “allí era donde pasaba todo lo importante», aunque su viuda, la violinista Dorotea Muhr -que fue su cuarta esposa y con la que convivió cuarenta años-, decía que era “por simple pereza».

Onetti recibió el premio Cervantes en 1980, un reconocimiento a toda su obra, a la que aún le quedaban tiempos de gloria. Porque el escritor de los ojos tristes, ese que sufría por “matar a los personajes de su libros”, seguiría escribiendo en su cama hasta el mismo momento de su muerte.

comparte
reloj

Hace 395 años...

Muere Luis de Góngora y Argote

(Córdoba, España, 1561-id., 1627). Poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro, máximo exponente de la corriente literaria conocida más tarde, y con simplificación perpetuada a lo largo de siglos, como culteranismo o gongorismo, cuya obra será imitada en Europa y América.

Nace en el seno de una familia acomodada, y estudia en la Universidad de Salamanca. Nombrado racionero en la catedral de Córdoba, desempeñó varias funciones que le brindaron la posibilidad de viajar por España. En esta época compuso numerosos sonetos; romances: moriscos, amorosos, pastoriles y caballerescos; y letrillas de inspiración popular, líricas y satíricas. Su vida disipada y sus composiciones profanas le valieron pronto una amonestación del obispo.

Por los pleitos, los documentos y las sátiras de su gran enemigo, Francisco de Quevedo, sabemos que era jovial, sociable, hablador y amante del lujo y de entretenimientos como los naipes y los toros, hasta el punto de que se le llegó a reprochar frecuentemente lo poco que dignificaba los hábitos eclesiásticos.

Góngora revolucionó la forma poética, pero cultivó todos los géneros. Para algunos es el autor de los más bellos sonetos que se han compuesto en lengua castellana.

No vio sus obras publicadas en vida, aunque lo intentó en 1623, pero éstas pasaron de mano en mano en copias manuscritas que se coleccionaron y recopilaron en cancioneros, romanceros y antologías.

Además de poemas menores: romances y sonetos, escribió poemas mayores: Oda a la toma de Larache (1610), Fábula de Polifemo y Galatea (1612), Soledades (1613), Panegírico al duque de Lerma, escrito en 1617

Entre sus obras de teatro: Las firmezas de Isabela (1613), Comedia venatoria, El doctor Carlino.

Enfermo de esclerosis vascular, causa probable de su amnesia, muere en Córdoba el 23 de mayo de 1627. Pidió ser enterrado, junto a sus padres, en la capilla de San Bartolomé de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, aunque sus huesos no han podido ser identificados.

comparte
reloj

Hace 101 años...

Muere Emilia Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán (16/9/1851, A Coruña – 12/5/1921, Madrid), una de las escritoras más adelantadas a su tiempo y precursora de la defensa de los derechos de las mujeres,  fue novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, catedrática y la introductora del naturalismo en España.

De familia noble, tuvo acceso a la mejor educación en el colegio francés y con instructores privados en casa, ya que el acceso a la universidad estaba vetado a las mujeres, pero eso no le condicionó para estudiar humanidades, idiomas (hablaba francés, inglés y alemán) y los avances científicos y filosóficos a través de los libros.

Autora de obras tan célebres como Los pazos de Ulloa, La cuestión palpitante o Insolación, se impuso en un mundo literario y periodístico monopolizado por los hombres. Se casó a los 16 años con José Quiroga y Pérez Deza, también de familia hidalga; él tenía 19 años y todavía era estudiante de derecho. Y en 1879 se publicó su primera novela: Pascual López, autobiografía de un estudiante de medicina.

Los pazos de Ulloa (1886) es su novela más conocida y la obra que la consagró como una de las grandes escritoras de la literatura española. En ella describe la decadencia de la oligarquía terrateniente que ha perdido su papel de liderazgo social.

La separación amistosa de su marido le permitió seguir con libertad sus intereses literarios e intelectuales sin obstáculos. Se preocupó de intervenir en el periodismo político y de luchar incansablemente por la emancipación social e intelectual de la mujer.

Emilia Pardo Bazán falleció en el número 27 de la madrileña calle de la Princesa.

comparte
reloj

Hace 179 años...

Nace Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10/5/1843-Madrid, 4/1/1920),​ novelista, dramaturgo, cronista y político español ​considerado por muchos especialistas como uno de los mejores novelistas en castellano después de Cervantes. Así parece avalarlo su obra, con cerca de 100 novelas, casi 30 obras de teatro, y una colección importante de cuentos, artículos y ensayos. «Era muy faldero, y gracias a eso escribió tanto —afirmaba uno de sus biógrafos, Benito Madariaga—. Los prestamistas y las mujeres le obligaron a escribir mucho y publicar mucho».

Fue académico de la Real Academia Española desde 1897 y llegó a ser propuesto al Premio Nobel de Literatura en 1912. Aunque, salvo en su juventud, no mostró especial afición por la política, aceptó su designación como diputado en varias ocasiones y por distintas circunscripciones.

Galdós representa el nacimiento de la novela española en la segunda mitad del siglo XIX. Es el recuperador de la tradición española del Siglo de Oro y uno de los máximos representantes del Realismo español. Escritor de una gran riqueza inventiva, cerca de ocho mil personajes forman el complejo y rico mundo de ficción creado por Galdós. Pasiones, debilidades, fisonomías, caracteres humanos, sufrimientos… se engarzan y cobran vida en un contexto urbano descrito con precisión y maestría.

En 1870 aparece su primera novela, La sombra, de factura romántica, a la que siguió ese mismo año La fontana de oro, que parece preludiar los Episodios Nacionales, que empezó a redactar dos años más tarde, probablemente inspirado en los relatos de guerra de su padre, que había participado en la guerra contra Napoleón. Una obra compuesta por 46 episodios,16​ en cinco series de diez novelas cada una (con la salvedad de la última serie, que quedó inconclusa), que arranca con la batalla de Trafalgar y llega hasta la Restauración borbónica en España. Este conjunto novelístico constituye una de las obras más importantes de la literatura española de todos los tiempos y marcó una cota casi inalcanzable en la evolución de la novela histórica española.

Durante este período también escribió novelas como Doña Perfecta (1876) o La familia de León Roch (1878). Según el propio escritor, con la lectura de La taberna, de Zola, descubrió el naturalismo, que incorporará a sus novelas a partir de entonces. Bajo esta nueva manera escribió alguna de sus obras más importantes, como Fortunata y Jacinta (1886-1887), Miau (1888) y Tristana (1892).  

El éxito teatral más importante lo obtuvo con la representación de Electra (1901), obra polémica que provocó numerosas protestas por su contenido anticlerical. La última novela del periodo que marcaría el zénit de la profesionalidad y honradez como escritor del Galdós inmerso en el planteamiento «espiritualista» del acto creador es​ Misericordia (1897). 

En 1890 se rompió su relación secreta con Emilia Pardo Bazán,  la otra gran estrella del firmamento literario en español de las últimas décadas del siglo XIX y primeras del XX. La relación trascendió lo personal e influyó en la obra de ambos, hasta el punto de que la ruptura, por una infidelidad de ella, aparece, mal disimulada, en una novela de la coruñesa, Insolación, y en dos del canario: La incógnita y Realidade. Después el escritor inició una vida en común con una joven de condición modesta, con la que tuvo una hija.

Galdós es todo un universo, un autor inmenso. En su tiempo no tuvo todo el reconocimiento que merecía. La animadversión que le tenía parte de la generación posterior —un personaje de Valle-Inclán habla en Luces de bohemia de «Don Benito el Garbancero»— y la inquina contra él de los sectores más reaccionarios de la sociedad de su tiempo le costaron, por ejemplo, no ganar el Premio Nobel…

Benito Pérez Galdós, cronista de España por designación del pueblo soberano,​ murió en su casa de la calle Hilarión Eslava de Madrid, en la madrugada del 4 de enero de 1920. El día de su entierro, unos 30 000 ciudadanos acompañaron su ataúd hasta el cementerio de la Almudena.

comparte
reloj

Hace 106 años...

Nace Camilo José Cela

Hace 480 años...

Nace San Juan de la Cruz

Hace 36 años...

Muere Jorge Luis Borges

Hace 28 años...

Muere Juan Carlos Onetti

Hace 395 años...

Muere Luis de Góngora y Argote

Hace 101 años...

Muere Emilia Pardo Bazán

Hace 179 años...

Nace Benito Pérez Galdós