PATROCINADORES
INSTITUCIONES
Junta castilla
jcm
Junta Extremadura

Archiletras

Archiletras es posible gracias al apoyo de las siguientes empresas e instituciones

Junta castilla jcm
16 Jul 2020
Compartir
Español

El «Miami English», un dialecto objeto de estudio

Ana Mengotti (EFE)

Hablado principalmente por hispanos de segunda, tercera o cuarta generación que tienen el inglés como lengua materna, el Miami English, el dialecto miamense, es por primera vez objeto de una investigación científica.

Un equipo de investigadores de la Florida International University (FIU), dirigidos por el sociolingüista Philip Carter, ha publicado en la revista American Speec un estudio sobre la pronunciación de las vocales en el Miami English.

Director del Centro de Humanidades y Medio Ambiente Urbano de FIU, Carter defiende desde hace años que la manera de hablar inglés en Miami es «única», como lo es la composición de la población de la ciudad, y constituye un dialecto que se caracteriza por una «sutil influencia» del español en sus estructuras.

Carter ha adelantado que en poco tiempo se va a publicar otro estudio sobre el léxico y así van a seguir estudiando distintos aspectos hasta hacer la radiografía completa del Miami English.

Se trata de un dialecto relativamente moderno, pues sus raíces están en 1959, el año de la revolución cubana y del comienzo de la llegada de miles de exiliados de la isla a esta ciudad de Florida, a los que luego se ha ido sumando gente de todas partes del mundo, pero especialmente de otros países de América Latina y el Caribe.

Grabando a los miamenses

Para el estudio sobre las vocales, uno de los primeros elementos que los lingüistas revisan para determinar cómo una lengua influye en otra, en este caso el español en el inglés, el equipo de Carter hizo entrevistas de una hora a 20 nativos de Miami de raíz latina o hispana y a cinco miamenses anglosajones y las grabó.

Esas grabaciones fueron después analizadas usando un software fonético especial y con los miles de datos obtenidos los científicos de FIU hicieron mediciones de las ondas emitidas al pronunciar las vocales y también rastrearon los movimientos de la lengua que al hablar hacen que una vocal suene de una manera o de otra.

Lo que encontraron tiene que ver con algo imaginable en una ciudad en la que los latinos son mayoría.

Carter explica que el español, un idioma fonético que se escribe como se habla, aunque haya letras con varios sonidos, tiene cinco vocales, mientras que el inglés puede tener «hasta once o más, dependiendo del dialecto».

Los hablantes del Miami Englis tienden a usar la pronunciación de las vocales en español al hablar inglés. Como ejemplo, menciona que la a de cat (gato) no suena igual que en el inglés prototípico, especialmente en los latinos, subraya.

Una vocal no puede ser sexy

Antes de instalarse en Miami, Carter, nativo de Carolina del Norte y hablante de un español fluido con acento de España, país donde vivió y donde suele pasar sus vacaciones, había estudiado la manera de hablar inglés de los latinos de su estado natal y también de los de Texas.

Con base en los resultados de los sondeos hechos a sus usuarios, la web de viajes Big Seven Travel declaró en 2019 a Miami la ciudad más sexy del mundo y el acento en inglés de sus habitantes quedó colocado entre los 20 más atractivos del país.

Carter se ríe cuando se le pregunta por esta encuesta y dice que una vocal no puede ser sexy» y que «toda percepción de una variedad linguística está basada en los estereotipos».

Quienes piensan así están pensando en una mujer latina en bikini o en un hombre «cachas» (musculoso y en buena forma) en traje de baño de natación, pero eso no tiene nada que ver con la manera de hablar, dice Carter

Calcos lingüísticos

Sobre el artículo que pronto publicarán acerca del léxico del Miami English, Carter adelanta que al igual que hay calcos del inglés en el español de los hispanos, como la siempre mencionada expresión llamar para atrás (to call back) usada en vez de devolver la llamada, hay calcos o traducciones literales del español en los angloparlantes de Miami.

El sociolinguista menciona como ejemplo que en el Miami English no se sale del automóvil (get out o get off the car), como se dice en inglés, sino que se baja (get down from the car) como en español.

Lo mismo pasa con el verbo casarse (to marry) que en inglés se utiliza con la proposición to (a), mientras que en español uno se casa con alguien. Eso ha dado lugar al to marry with en Miami, que no es solo usado por hablantes de origen latino o hispano, subraya Carter.

«Hay muchos ejemplos a lo largo de la historia de cómo dos lenguas viven juntas o cerca una de la otra y se influyen mutuamente. Así es como nacen los dialectos, del contacto entre las lenguas», subraya.